logotipo cr

El Agua y los seres vivos

El Agua es un elemento indispensable para nuestras vidas, los seres vivos contienen en su organismo entre 70% y 80% de agua, que circula a través de los diferentes órganos del cuerpo y transporta los nutrientes y sustancias de desecho. De esta forma, el agua no se encuentra de manera estática en el cuerpo de los seres vivos, pues, siempre está en movimiento

La mayoría de los organismos unicelulares se desarrollan en un ambiente acuoso y cuentan con una membrana permeable que permite el paso del agua al interior y al exterior del organismo. En las células de las plantas y los animales ocurre un proceso muy similar, y además el agua ayuda a que se procesen las grasas, los carbohidratos, las proteínas, las sales y otras moléculas esenciales que se encuentran en el citoplasma.

El agua en los animales

En el caso de los animales, el agua facilita el transporte de nutrientes que se obtienen del alimento y ayuda a remover los materiales de desecho a través de la sangre.

De esta manera, la sangre recibe del intestino las sustancias nutritivas que se producen en la digestión, así como el oxígeno de los pulmones o las branquias, y lleva esas sustancias hacia el resto de los órganos del cuerpo.

Asimismo, la sangre retira de los órganos del cuerpo el dióxido de carbono y los desechos del metabolismo de las células durante la respiración, el dióxido de carbono de la sangre se elimina en los pulmones, los desechos se filtran en los riñones y finalmente se eliminan por medio de la orina. En las plantas ocurren procesos similares de transporte a través de la savia.

El agua en los seres humanos

Un ser humano adulto que pesa 80 kg contiene aproximadamente 75% de agua en su cuerpo y casi la mitad de ese porcentaje se encuentra formando parte de los líquidos celulares.

El cerebro humano contiene un 80% de agua, los músculos 75% y los huesos 30%. Para mantener esta proporción de agua en los tejidos del cuerpo es necesario beber aproximadamente 35 mil litros de agua durante toda la vida.

En los seres humanos, el cuerpo pierde agua a través de la orina, las heces y la transpiración; sin embargo, el líquido se repone por medio de los alimentos y del agua que se ingiere. El ser humano y los demás seres vivos al consumir y eliminar el agua de sus cuerpos participan en el mantenimiento del ciclo natural del agua; por ello, resulta importante reflexionar acerca de la trascendencia del ciclo del agua en los ecosistemas y su disponibilidad para los seres vivos, así como en la necesidad de cuidar el agua y utilizarla en forma eficaz

El Agua y los seres vivos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Ya conoces nuestro nuevo programa de beneficios?

Síguenos en Facebook para mantenerte al tanto de Promos, Beneficios y Tips.

Da click aqui